1 de mayo

Quería escribiros un rato esta mañana luminosa que se nubla a ratos. Me gustaría hacerlo esta vez con claridad, con pocos adjetivos y ordenando las palabras de la manera que resulte más cómoda para vosotros, ya volveré otro día a generar tortícolis. ¿Motivo? Como casi siempre, alguno simple. El de hoy: la llegada de mayo es importante, siempre hay cambios; al menos en el tiempo y, por lo tanto, en el paisaje y en las formas de vida. Eso dicen.

A mí no me gusta este mes que estrenamos salvo por el renacimiento de las plantas, por las flores. Lo que ayer eran jardines llenos de troncos secos y podados hoy es un saludo inocente y generoso de lo que unos llaman Naturaleza y otros la Creación. Tengo que ir a Granada para resolver —contando con el agrado y la paciencia ajena— algunos enigmas, uno de ellos saber si podré contener las lágrimas al oler las lilas. Aquí en Málaga no hay.

Ya lo sé. Leído así parece como mínimo una estupidez fuera de contexto. Pero aclaro enseguida que para mí los olores siempre han sido fundamentales. En alguna otra reencarnación debí ser perro. Y mayo, a través del olfato, me ofrece un manojo de llaves, cada una de las cuales es un recuerdo que me lleva a situaciones más o menos agradables.

Las lilas y el árbol del paraíso, aclaro, me recuerdan a mi pueblo, a mi niñez, a las clases de Música en aquel convento de monjas de clausura, a mi madre, a los rezos escolares a la Virgen, al fin de la nieve y el frío, a las largas horas jugando con los niños en la calle, a las romerías… Hoy no quiero acordarme de los largos años de exámenes y sus efectos colaterales asociados a la fragancia del azahar y de la acacia. Ni quiero hablar de ese helicóptero que taladra el aire ahora mismo. Ni de tanto cínico que mueve las manos como un charlatán de feria entre mentira y mentira.

Azucenas y rosas casi nunca me han faltado pues he tenido un suministrador que llamaba a mi puerta por la noche cargado de cubos llenos de esas rosas de campo, con pétalos imperfectos y espléndidas de belleza y olor y de azucenas dulces e hipnóticas, todo lo cual repartía en los mejores jarrones y terminados estos… en jarroncillos y agotados estos… en botellitas y vasos por toda la casa: don Ricardo, mi proveedor, merece ser citado y convenientemente agradecido.

¿Porqué ya no se hacen refranes? ¿Quizás porque todos ya están hechos? He buscado en un libro inmenso cuyas cubiertas que antes eran amarillas se están poniendo casi blancas, como mis cejas, y os he copiado solo tres refranes referidos a mayo. El primero es vasco y las tres palabras herméticas, irreconocibles, son pan y vino. Los demás, como casi todos los que vienen en esa recopilación, tratan malamente a este mes de pausa, espera y peligro para los campos. Un mes en el que se hacían fiestas porque se estaba desocupado y, quizás también, en plan votivo pidiéndole ayuda a los santos. Pero eso era hace siglos.

Mayo pardo,  ogui ta ardo

Mayo loco, fiestas muchas y pan poco

En mayo, hambre y rosas: ¡mira qué distintas cosas!

Os deseo un mes de mayo muy feliz, lleno de flores (reales y virtuales) donde haya preocupación o miedo al futuro, o falta de dinero o de trabajo, y donde haya anidado algún pájaro de mal agüero que pronto huirá espantado pues todo va a ser mejor a partir de hoy.

 ——————————————————————

Si te ha gustado la foto del famoso jardín del palacio de La Belbi en Albi (Francia) abajo te pongo dos enlaces, y uno de ellos en QR dedicado especialmente a mi instructor en materias informáticas (y en tantas otras cosas) que siempre me saluda con un Aupa!, expresión que a mí me hace mucha gracia. Podía haber puesto el enlace para los cacharros de la marca Apple™, pero no, que me dan mucha envidia. Y añado su localización, para los más incultos que no sepan dónde está.

http://www.albi-tourisme.fr/es/

http://gardeningattheedge.wordpress.com/tag/albi/

Google Map

 

Anuncios

3 comentarios to “1 de mayo”

  1. José Andrés Says:

    Le ha salido a Vd. la vena poética. ¡Enhorabuena! Siempre ha dicho que no le hace mucha gracia la poesía, pero la lleva Vd. en su corazón y cuando menos lo piensa, le sale. También le tengo que decir que la cita a una antigua reencarnación como perro, no me ha gustado. Sé que está muy de moda, pero somos personas irrepetibles y no nos vamos reencarnando según nuestros actos. Tengo que felicitarle por la cita a D. Ricardo. Los que lo conocemos entendemos muy bien lo que quiere decir y hemos sido testigos muchas veces de su generosidad a manos llenas, a calderos llenos de azucenas y rosas de una forma casi primitiva. Que Vd. disfrute en Granada con el olor de las lilas.Que siga transmitiéndonos su admiración por la vida y la naturaleza. José Andrés.

  2. landahlauts Says:

    No tarde, que las lilas se pasan….

  3. el temido (por su bravura) Says:

    Discrepo totalmente; lilas hay en todas partes: con bigote y sin bigote, barba o sin ella; rubios o morenos…
    Aparte, como plantas, las lilas las hay en la provincia de Málaga, en la zona que limita con la de Granada; ah, y un humilde servidor, tiene una en casa, blanca para más señas, que lleva casi 10 años en un arriate. Por cierto, ya se le ha pasado la floración.
    Delenda est Britannia. Lector salutatus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: