Adesto dolori meo, o Deus

Prefiero contestarle, señor más irritado que el leoncillo de su avatar, a través de una entrada nueva. Es el privilegio que tiene uno. La verdad es que me ha encantado su sobreactuación. Un pelito de histrionismo en un actor hasta se agradece. Y con gratitud encajo las críticas que hace a mi texto mal parido admitiendo que me he expresado mal seguramente. E incluso que habré escrito una sarta de estupideces.

Sigo pensando que los niños, por estas fechas, deberían copiar el modelo mexicano de las calaveras y esqueletos de azúcar  (y el español de los huesos de santo) antes de ponerlos a destrozar calabazas curriculares como si ello los llevara directamente al Parnaso.

Yo fui docente, hasta hace muy pocos meses, y le garantizo que he sido un mal profesional, un timador que no ha enseñado lo que debía con la profundidad y sosiego necesarios. Y no hablo de medios —que esa es una excusa miserable, de mal pagador como se dice, pues para un buen maestro una modesta cuerda tiene mil aplicaciones—, tampoco he sido justo con las calificaciones ya que aprobados y suspensos promocionaban (sincronizadamente) de curso, de tenis, de mochila y de gomina para el pelo. Y he sido un cobarde aguantando, entre otras cosas, que la nobilísima palabra examen se cambiara por control que suena a policía de aduanas o check-point berlinés en tiempos de la DDR, o que se le llamara taller a una charleta cogida con alfileres (dos, para poder ponerlo en plural) en el mejor de los casos.

Le ruego que acepte mis disculpas, palabra de honor que no quiero una sociedad de élites cultas y unas masas analfabetas y cerriles. Pero he contribuido a ello. Y no sabe usted cómo eso duele y avergüenza. Dijo Concepción Arenal: “Si la honradez no fuera un deber, debería ser un cálculo”. La pobre…

Gracias por dedicarle tiempo a estas páginas. Y no dude en corregirme, usted y cualquier otro lector que pase su mirada por aquí. Todos los silencios tienen una explicación.

Eppur si muove.

Anuncios

2 comentarios to “Adesto dolori meo, o Deus”

  1. Landahaluts Says:

    ¡Ay, Señó, Señó!!!

  2. Landahaluts Says:

    Lo que quería decir en el comentario a la entrada anterior es que no se deben de perder nuestras tradiciones, pero tampoco despreciar las que nos vienen de fuera, sobre todo si son tan fuertes. Hay que hacerlas propias e incorporarlas. Eso enriquece una cultura.
    La Iglesia Católica en ese sentido fue una maestra: el 25 de diciembre, este 1 de Noviembre, el 3 de Mayo (día de la Cruz)… son fiestas paganas que supo incorporar y hacerlas propias.
    Yo, querido amigo, como le dije antes, soy más de huesos de santo que de “truco y trato”…. y no pienso cambiar.
    ¿Qué en los colegios se hacen muchas estupideces y que a resultas de ellas están saliendo generaciones de niños medio analfabetos? Seguramente sí. Pero es culpa de esos cambios que hacen los pol´ticios cada vez que suben al poder, no es culpa de los docentes. Y menos de los que tienen verdadera vocación, interés y amor por su profesión… como me consta que es su caso.
    Disculpe a este elefante que ha entrado en la sección de cristal de Bohemia….

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: