¿jalogüín? y eso qué es lo que es…

Un historiador, que no voy a identificar para que los lectores sigan siendo objetivos, dijo hace poco que la triste moda del timo docente del bilingüismo está promovida por los partidos nacionalistas —especialmente los catalanes— para socavar los pilares del Castellano, como ellos dicen negándose miserablemente a pronunciar la palabra Español. Es un buen argumento. Pero demasiado fino o maquiavélico o florentino para el aldeanismo cejijunto de los agentes de esa estrategia.

Un anuncio de la radio me abrió los ojos que ya tenía de par en par abiertos y llagados: “Si solo utilizas el coche para ir a la compra ¿porqué pagar seguro de cobertura en el extranjero?”. Si nunca vas a usar el Inglés salvo para indicarle eventualmente una dirección a un turista que te va a entender por gestos ¿para qué perder el tiempo con ese galimatías en detrimento del estudio de tu idioma, el Español, que hablan quinientos millones de personas? Cincuenta millones de ellos —más que toda España junta— en los Estados Unidos. Idioma culto y difícil que se aprende con afición y ahínco en Japón, y de manera sistemática en Brasil. Y en Francia. Y en Marruecos… En el mundo entero es objeto de atención y solo en la propia España objeto de desatención, cuando no de agravio.

Están las tiendas llenas de calabazas y demás complementos de ese festejo postizo, ridículo y sobreactuado del Jalogüín. Los papás y las mamás ven muy conveniente comprar una calabaza curricular para que el niño la destroce en clase de Inglés, cuando podía servir de alimento a alguien (la foto es sacada de la Red). En cambio esos mismos papás y mamás se muestran renuentes para comprar un mapa mudo en la papelería, por ejemplo.

De todas las teorías reinantes para explicar la etimología de esnob me quedo con la que emparenta la palabra al añadido latino que se escribía en Inglaterra junto al nombre de las personas sin título nobiliario bien en las listas de vecinos, bien en los registros de alumnos en los colleges: sine nobilitate = s.nob. = snob = esnob.

El mundo de la docencia malagueña está trufado de hampas —qué hallazgo, señor Delenda— de padres (y madres), políticos, equipos directivos serviles y profesores autodenominados bilingües que sin superar el monolingüismo ni el sarampión de la fase esnob han dado un salto hacía arriba para llegar a otra categoría más corrosiva y peligrosa todavía. Estos no son ni siquiera esnobs. Ni tampoco llegan a frikis. Son, lisa y llanamente dicho:

bullshit

Anuncios

2 comentarios to “¿jalogüín? y eso qué es lo que es…”

  1. el temido (por su bravura) Says:

    Si le preguntas a la bruja, seguramente sabrá lo que es jalogüin. Ánimo, que después de las elecciones seguro que vuelven a poner D. Juan Tenorio; mi favorita, la de Paco Rabal (Don Juan) y Fernando Guillén (Don Luis Mejía).
    Con lo del bilingüismo, tenemos tal cacao, que yo prefiero que venga 007, que al menos tiene licencia para matar y un Aston Martin, y luche contra toda la colección de impresentables e impresentablas citados más arriba.

    Delenda est Britannia et ipsorum lingua. Lector salutatus

  2. Mr. Delenda Says:

    Es cierto: ¿para qué hacer perder el tiempo a nuestros conciudadanos en aprender inglés si una gran parte de ellos jamás saldrá de este gran país llamado España? Es más… tampoco tendrían que aprenderlo los que salen fuera del territorio nacional: bien podrían viajar sólo a lugares donde se hable el aspañó (La Paz, en lugar de Londres, Caracas en lugar de París) o… bien podríamos, obligar a los angloparlantes, a fuerza de escucharnos una y otra vez preguntar “¿Buenos días, señor, por dónde se va la Plaza de Trafalgar?”, a que nos hablaran en nuestro idioma.

    Podríamos hacer algo parecido con la comida ¿por qué nos ponen esas guarrerías para comer ahí fuera? ¿qué diablos es eso de “Sunday roast”, “Apple Pie” o “pasties de Cornualles”?
    – ¡¡SHHH!!, camarero… llévete inmediatamente esta m*** de “sunday roast” y tráeme un pincho de tortilla, una sopa de ajo migas con chorizo, pimientos y torreznos y de postre una cuajada de las provincias vascongadas. ¡¡Ah! y una Mahou fresquita para remojar el gaznate mientras…
    – Excuse Me, Sir?
    – Ni “esquiusmeser” ni gabina de cochero… tráelo tó cagando leches que tengo prisa para a los toros en la Plaza de Circo Piccadilly, que le dan la alternativa al Niño del Soho

    Y ya puestos, podríamos hacer algo similar con otras enseñanzas inútiles porque… seamos sinceros:
    – ¿Para qué necesita saber alguien que va a ser peluquera qué es la mitosis o el espacio intermitocondrial?
    – ¿Para qué necesita saber alguien que va a ser desempleado durante gran parte de su vida laboral los fundamentos del estado de derecho? (casi mejor que no los sepa, vayamos a leches que se de cuenta de que sólo es una p*** entelequia y le de por quemar contenedores).
    – ¿Para que necesita saber alguien que es un trepa y que acabará siendo diputado a cortes aspañolas, algo más que firmar los “recibí” de las dietas, la pensión y la nómina?

    Pues eso, vamos a aprender lo justito y a demostrarle a los demás, por las buenas o por las malas, que el aspañó es el idioma del futuro.

    Lo cierto es que cualquier cultura que sea verdaderamente fuerte y esté consolidada hace justo lo contrario, véase los EE.UU. Me refiero a que asimilan aquello que le llega del exterior y lo hacen suyo, lo convierten en seña de indentidad pero pasado por su tamiz. El jalogüín es un ejemplo de ello en los EEUU: una fiesta irlandesa y han sido capaz de fagocitarla, convertirla en propia y exportarla al mundo. Ellos llegarán, los españoles, mientras, seguirán llorando siempre, siendo un país de mediocres acomplejados, llenos de orgullo y llorones por un “imperio” perdido.

    Y que conste que, en mi casa, la calabaza de jallogüín tiene también por única utilidad la de ser frita con ajos, chorizo, guindilla, pimiento de cornicabra y vinagre….

    No pretendía ser desagradable. Bueno, nunca lo pretendo… pero es que me sale de natural. :)

    Saludos afectuosos para usted y para el resto de los lectores.

    Nota: Yo hace muchos años que aprendí que el ciclopentanoperhidrofenantreno, o esterano, es el núcleo estructural de los esteroides. Y, si le soy sincero, hasta el día de la fecha no me ha servido de mucho….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: