In God We Trust

Son tan asombrosamente hipócritas y falsos, han interiorizado una moral y una ética tan aberrante, enfermiza y doble que me dan miedo los norteamericanos; son lo peor que tienen los Estados Unidos de América, sin ellos aquella tierra sería un auténtico paraíso…

Una vez, hace no demasiado tiempo, alguien llevó a los tribunales a un niño de preescolar por darle un beso a una compañera en la fila de la escuela. Se cuenta y no se acaba del papelón de los muchachitos ayudantes en el Capitolio, los page-boy, que deben ser linces y si organizan bien sus finanzas y sus hormonas, millonarios. Cualquier perroflauta de aquí iba a consentir que lo llamaran paje aunque le ofrecieran por ello el oro y el magrebí. Los españoles —cuanto más jóvenes, peor— son los únicos ciudadanos de la Unión Europea que perseguidos por el éxito… se esfuerzan en correr más que él para que no les alcance. Antes se decía “Solo Dios me basta”, ahora Gerardo Piqué —su priapismo, su habilidad en el póker, su defección de la Patria, su habilidad escupiendo— es suficiente. Eso sí que es minimalismo (cerebral).

Hay policía secreta en los Estados Unidos que se mete en un cuarto de baño público a hacer pis bien separado del urinario para que los incautos aficionados se embelesen, conciban esperanzas y den un paso en falso: terminan esposados, aunque sean senadores o congresistas. A veces he pensado porqué no se tiene la misma inquina (de tenerla, que no hay razón en ello) con las mujeres lesbianas. No se conocen casos, siendo habitual que dos amigas entren al lavabo juntas, de que una policewoman se dedique a cazar mujeres en las mismas circunstancias. McCarthy está vivo pues. Y Hoover.

Me ha llenado de alegría el aterrizaje en CDG de DSTK. Perdón: me ha alegrado mucho que Dominique Strauss-Kahn aterrizara en París libre de las garras norteamericanas. Cualquier mente lúcida descarta la tesis de la acusación (a) porque una persona de esa categoría social no da un paso en soledad ni queriendo; ¿cuánto se podría pedir en el secuestro de este gordo de Porsche Panamera?, (b) ¿no habrá prostitutas en Nueva York más agraciadas que la interfecta, incluso en el hall del hotel, para solucionar el calentón del cliente? y (c) todo huele que apesta a una trampa elísea, a un soufflé mal hecho: enseguida se arrana y se viene abajo.

Sumemos todo. Y añadamos un tema más: hay quien dice que las clínicas abortistas han financiado la macro campaña contra la Iglesia Católica en el asunto de los curas —varones, otra vez— aficionados a tocar en la flauta Ta Pedia Tou Pirea (Τα Παιδιά του Πειραιά). ¿Porqué a las monjas católicas no se les ha soltado el mismo muelle pero con las muchachas? ¿Porqué es peor que un varón agreda a un niño que una mujer agreda a una niña?

He contado centenares de veces la llegada del Mayflower. Y el rollo de la Western Union y la Eastern Union. He explicado en infinitas ocasiones lo que es un magnicidio, el Ku Klux Klan, el napalm, el monte Rushmore, las mecedoras Kennedy, la alucinante vida de Archer M. Huntington, la segregación racial… y mil cosas más de los Estados Unidos. Creo conocerlos relativamente bien, por eso me fastidian tanto. Siendo yo muy joven leí el libro de Carmen Laforet “Mi primer viaje a USA” (1981) en el que relata su recorrido por el país que la invitó, ayudada por una traductora —creo— mejicana con la que se llevaba muy mal: si tienen ocasión, léanlo. Será difícil encontrarlo pero aprenderán mucho, que buena falta les hará (a ver si alguien se molesta con esta coletilla y se decide a escribir algo).

Termino aquí este texto in modo mono-loco-ante-una-piñata. Iba a hablarles de una palabra que han inventado en Estados Unidos para las fotos que se hacen personas del mismo sexo aparentando homosexualidad, pero que son de broma (dos soldados besándose es el top de la gracia). El vocablo es “bromance”. Desde hoy juro —ay Escarlata O’Hara— que no me voy a levantar del asiento cuando pase ante mí la bandera norteamericana.

Anuncios

2 comentarios to “In God We Trust”

  1. landahlauts Says:

    Después de esto, espero que no se plantée pedir un visado para viajar a los EE.UU.

    ¿o sí?

    Coincido con usted en los de la repugnante doble moral norteamericana. Pero, a pesar de sus devaneos pendulares con la derecha más extrema, jamás han tenido tentaciones de instaurar un regimen dictatorial de extrema derecha. ¡Qué pocos países de la Vieja Europa (en el sentido más negativo lo de “vieja”) pueden decir lo mismo! ¿No cree?

    Deben de tener sus cosas buenas y sus cosas malas, como todos los pueblos. Cosas buenas como, por ejemplo….. espere… que ahora mismo no caigo. Quizás sea por el lingotazo de Herencia de Plata Reposado.

    Bueno, vale, cuando me acuerde de alguna se lo digo.

  2. landahlauts Says:

    Yo también creo que lo de DSTK fue una encerrona. Pero merecida: un tipo con la entrepierna tan facilona no me merece confianza para que tenga responsabilidades. Las neuronas deben de estar en la cabeza que hay sobre los hombros….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: