marikon kien lo lea

  hiena1        Seguramente en alguna remota universidad habrá una cátedra dedicada al estudio serio, científico, de los grafitis. Y hasta el rayajo más intrascendente dibujado con prisa y descuido será objeto de estudio y clasificación pasando luego a formar parte de un fondo o colección que a las generaciones venideras también les servirá para entender esta convulsa época [Esto no es capaz de escribirlo la Bibiana]. Desde el cero al infinito hay muchos números. Lo mismo ocurre con la calidad y el grado de elaboración de los grafitis que invaden todas las superficies, desde el “plantillazo” hasta la “firma” hay ejemplares maravillosos o porquerías. Si viajas en el tren desde Málaga hacia Fuengirola y vas sentado en el lado derecho, en el sentido de la marcha, al pasar por un puentecillo desolado y peligroso lleno de cañizos y charcos (aquello es una rambla) se ven muchos grafitis. Parece imposible que en aquel sitio tan peligroso e insalubre haya tantos, algunos muy buenos. Quizás uno de los atractivos que tiene ese arte urbano sea que su confección conlleve cierto riesgo, como toda irreverencia…

          Esta mañana, siguiendo los consejos de mi siquiatra, he regresado a mi casa por un camino desacostumbrado, y me ha salido al paso el grafiti de la hiena que ilustra este comentario de hoy.

          De cuando yo vi el dibujo hace un año hasta ahora ha habido cambios y añadidos, además del deterioro natural que produce el polvo, la luz y otros factores. Pero la hiena sigue teniendo el mismo aspecto siniestro y repugnante de antaño. No es un dibujo muy bueno pero sí muy inteligente: el grafitero sitúa al bicho a ras del suelo y con el hocico rezumando sangre y otros líquidos derivados de su carroñera vida, de tal manera que da auténtico repelús el pasar a su lado. Además, está en perspectiva.

          He hecho la foto con el teléfono. En la casa de al lado a la del grafiti hay un gimnasio de barrio con un nombre tan culto —Gimnasio Rodas— que resulta gracioso en ese contexto; dos hombres con una escalera colocaban perpendicularmente a la fachada un rótulo luminoso del negocio. Me han mirado como si estuviera tonto. Y me he cohibido, suspendiendo la sesión fotográfica.

          En realidad, tiempos atrás, uno al otro le habría dicho en voz baja “Vaya un majarón”, o “Mira que tío majara” o “Qué majareta”. Si hemos de creer —yo, poco— a la Real Academia, la etimología es majareta = (Del ár. hisp., mísero, y este del ár. clás. maḥrūm) | adj. coloq. Loco, chiflado. U. t. c. s. Y sin embargo dice que “majarón” no existe en su diccionario. Vamos a ver… más parecido le veo yo a maḥrúm con maharón que con mahareta. Pero eso a ellos (a los académicos) les da igual.

[Por cierto, no sé si te has dado cuenta del letrerito que hay sobre el lomo adorable de la hiena. También cambia. Yo conocía la versión “Maricón el que lo lea” y ahora se universaliza al modo bibiano y se adapta la escritura al nuevo estilo zetapero. Qué poca trascendencia tiene la homosexualidad femenina y cuánta la másculina, nunca he entendido porqué. Por cierto, siempre me ha hecho sonreir —además creo que es muy exacto— el recordar una cosa que oía decir cuando era chico recién llegado a Málaga: “La ley de Mahoma: tan maricón es el que da como el que toma”. La última locución infantil insultante que me llevé de mi pueblo, rico en el uso del idioma, fue: “Me cago en ti y en tu padre Martín”. Otro día citaré algunas más, son muy delicadas y sutiles.]

Anuncios

Una respuesta to “marikon kien lo lea”

  1. El temido (por su bravura) Says:

    Creo que se deben evitar palabras malsonantes; podría haber usado disfemismos como comealmohadas, cascanueces con los codos, soplanucas, u otro que escuché en mis tiempos de universidad, y que hoy sería políticamente incorrecto: le huele la espalda a pecho de negro.
    Deje de ir al siquiatra y vuelva a su cortesía y educación britana.
    Delenda est Britannia. Lector salutatus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: