diez días, diez veces gracias

1

Yo quería volver, quién va a dudarlo…

Pero me han hecho volver los demás: vosotros, y tantas personas que nunca leerán estas palabras empapadas de gratitud.

El celador, mientras empujaba mi camilla hasta el quirófano siguiendo un dédalo de pasillos y puertas batientes, me animó, y esperó a que volviera de la Tercera Estancia del Infierno (las salas Primera y Segunda hay que guardarlas en lo más íntimo).

Las casualidades de la vida hacen que uno de vosotros —no sé quién será ni dónde estará, quizás en Arabia por el apellido: “Carlos Said”— haya adivinado en su comentario casi literalmente las palabras que me dijo la anestesista un segundo antes de empezar la fiesta: “Ahora vas a hacer un viaje muy grato, no te preocupes”. Y punto.

Tengo una raja en la barriga, de Norte a Sur, de más de veinte centímetros. Punto.

Tengo una raja en la barriga, oblicua… así como tirando para el Cabo de Gata más o menos, de cuatro dedos de larga. Punto.

Pero están ya casi cerradas y sin puntos /grapas. Punto.

Mi barriga parece un mapa de Copérnico. ¡Y punto!

 

2

Un momento antes de irme al hospital escribí un correo cariñoso a una persona que celebraba su cumpleaños. A los pocos segundos recibí respuesta. Juro que ni lo abrí entonces (mucho texto no tendrá, me habría dado tiempo a leerlo) ni lo he abierto hoy. Sigue como llegó.

 

3

Os dejo. Mi jaca —por supuesto la que galopa y corta er viento— está impaciente por ver a su caballista —yo— vestido para la Feria de Málaga. Llevo mi catavinos de plata al cuello y voy a vivir la maravilla de este festejo más largo que el crochet de Penélope, pregones y fiestas que engrandecen a la ciudad y a sus habitantes. Loores a la Feria (me voy a callar ya porque me pongo muy vitriólico y redicho y eso no puede ser).

Anuncios

Una respuesta to “diez días, diez veces gracias”

  1. el temido (por su bravura) Says:

    Vaya, ya de vuelta. Nos alegramos. Es raro abrir la página y encontrar el “me tengo que ir”. Pues hala, de vuelta y a recibir.
    Tan anglófilo como es Vd. no ha podido deducir el plurilingüismo que impregna a los “slaves” de este blog. ¿Por qué no puede ser Carlos Said, lo mismo que Orator Dixit? Hay que ir despabilando de la anestesia.
    Un abrazo.
    Delenda est Britannia. Lector salutatus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: