la manta de los sueños infantiles

DSCN3597

4a

 

5a

2a

Esto es difícil para ti. No lo leas.

 Mis enemigos virtuales me achacan siempre un defecto que yo nunca reconozco como cierto: dicen ellos —viciosos de la injuria, amanerados envidiosos, drogadictos del ultraje— que no hay quien me entienda escribiendo… El problema es que mis lectores son demasiado incultos y duros de mollera. Esas limitaciones les impiden saborear y sacarle jugo —néctar diría yo— a mi prosa llena de belleza, inteligencia y equilibrio. Yo siempre he comparado mis textos con templos griegos. Quien tenga ojos para ver, que vea. Dicho esto, voy a rebajar el nivel. Va a ser como meter la Enciclopedia Británica en la mochila de un niño de preescolar. A ver si ahora se me entiende.

*

Esto es fácil hasta para una persona tan torpe como tú. Léelo. Cada idea, un párrafo. No te agobies, tú junta las letras despacito… saldrán sílabas… luego palabras…

·Me daba lástima ver rodando, de armario en armario, la manta del ajuar con el que se casaron mis padres.

·Me dolía descubrir manchas de pintura seca porque las chachas y los pintores habían usado la manta para cubrir muebles.

·La manta debe tener más de sesenta años y, antes de que se pierda en algún revuelo, quería que la vieras tú.

·Mirando ese barco, esa isla con palmeras y esas sirenas se formó gran parte de mi fantasía.

·Siempre me gustó mucho acostarme a los pies de la cama de mis padres.

·La cama de mis padres era maravillosa, de bronce, única… Se la hizo mi tío a su hermana en el taller de metales que fue su vida.

·Una de mis mayores distracciones, siendo niño, era sacarle los pináculos (¡alguna palabra rara se me tenía que escapar, vamos a darle sinónimos: remate, vértice!) de bronce que pesaban varios quilos cada uno para admirar la labor del torno. Cambia pináculo por perinolo o pingorote, ya está, por Dios…

·En Semana Santa y en Navidades se limpiaba la cama con Sidol, tarea larga y pesada pero de resultados espectaculares. Las visitas eran acompañadas hasta el dormitorio para admirar colcha y cama.

*

Espero alguna felicitación y abundantes agradecimientos porque ya no puedo ponerlo más fácil.

Anuncios

Una respuesta to “la manta de los sueños infantiles”

  1. el temido (por su bravura) Says:

    Lo difícil no es leerlo. Lo difícil es hacer un comentario apropiado y al nivel (y sobre todo a la velocidad) de D. Nuevavidavirtual. Poco a poco vamos adentrándonos en su personalidad, en su vida, en su “intrahistoria”. Dejemos aparte la Enciclopedia Britana, e introduzcamos la Espasa.
    Delenda est Britannia. Lector salutatus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: