evidencias

perrillodelpobreaaaaaaaaaaaaaaaauntitled

 

 

 

 

 

 

 

 

Así como Émile Zola —léase emíl solá— en su manifiesto defendiendo a Dreyfus —léase drefís— publicado por el periódico L’Aurore —léase logój— decía Yo Acuso (lo he traducido del Francés, porque no era demasiado difícil: J’Accuse, léase yakís) en las actuales circunstancias cambio el verbo y digo

Yo Admito:

a) Yo admito que estoy muerto de hambre, que no me sacian las yerbas y frutos que como, que ya no sé como es el sabor del pan, que sueño con los helados cuya publicidad en las paradas del autobús me resulta más agresiva que una faca albaceteña. Tres de esos anuncios me han dejado absolutamente con los ojos llorosos: uno de fresas con chocolate (ninguna de las dos cosas me gustan, pero el dibujo hiperrealista es maravilloso), otro de nata y caramelo (debe ser para idiotas porque el fabricante indica en un gráfico que primero debe abrirse el envase, después ponerle un plato encima y luego volcarlo… algo inimaginable, qué difícil) y el McFlurry de casa McDonald’s. Copio lo que dice una chica en un blog de esta novedad de la hamburguesera norteamericana: “Diosss esa mezcla de helado con caramelo y… deliciosiisimo kit-kat mmmm como lo vas mezclando poquito a poco para que se queden los trocitos de kit-kat hasta el final…” He ido a mi diccionario de Inglés y resulta que flurry es algo —lo que sea— y me ha interesado sobremanera reflexionar sobre cómo será más correcto pedirlo en la cola: flúrri o [‘flʌrɪ] ¿A la andaluza o con la pronunciación figurada del Merriam-Webster, subsidiario de la Enciclopedia Británica?

b) Yo admito que fotos como la que os he colgado me ponen al borde de la tienda de animales pidiendo un perrillo así como este (o dos, y el otro sería ese de orejas blandas del anuncio de papel higiénico). Es irresistible ver esa nobleza y fidelidad sin emocionarse, con la de cabrones e hideputas (versión medieval del insulto hijo de puta tan machista como clásico, tan sonoro como contundente, que no debe escribirse nunca… y menos en negrita) que hay sueltos por el mundo.

Anuncios

Una respuesta to “evidencias”

  1. José Andrés Says:

    Insisto: Se está Vd. obsesionando con la comida. Fíjese en otras cosas. Hay mucha belleza en la naturaleza. No se fije en los anuncios que lo único que quieren es que nos gastemos nuestro dinero para que ellos vivan mejor a nuestra cuenta. Disfrute del aire, del mar, de los museos -que no haya bodegones,claro- Saque fotos curiosas, como la del perrillo. ¡Guerra al consumismo alimentario! Orator dixit.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: