Denscansen los culos (por el momento)

1 De un tiempo a esta parte las agresiones directas o veladas de mis lectores más redichos son cada vez más ácidas. Hoy me toca soportar una vez más al britanófobo, que se explaya a base de bien (locución lingüísticamente muy interesante y que está casi arrumbada, con lo popular que fue en Málaga hace tiempo). Este man (¿y si fuera una damisela?) es de los que le señalan la Luna con el índice y vuelve a su casa contando lo grande que era la uña. No, no. No se trataba de zaherir al blogmaster (que soy yo, por cierto con grave peligro de que le pegue a este díscolo un cerrojazo y no lo deje opinar más; oído cocina: la amenaza también afecta a todos los demás, entiendan el mensaje: aquí el que manda soy yo). Mi objetivo era, como siempre, incitar a la reflexión de una manera culta, elevada, fina… y va el caballero (¿y si fuera una caballera? Bibiana dixit) y nos adjunta un catálogo pornográfico de mármoles y quincallas. Léase con la misma entonación del famoso y eficaz lema de Aznar: Váyase a Pompeya o a Herculano (el chiste de herculito en ‘La tesis de Nancy’ sigue vigente) y allí tendrá una empachera de lo que a usted le gusta: los cilindros, los conos y las esferas.

 2 El blogmaster (o sea, yo) ha pasado unos días malos. Los disgustos siempre le repercuten en la salud somatizando sus cabreos. En Granada a los berrinches que nos dan los demás se les llaman rebotaciones. También se usa la voz dijusto que adopta el morfema —azo cuando el cabreo alcanza la categoría de drama, y suele reservarse (generalmente, pues caben otras posibilidades) para casos de enfermedad, rupturas con el novio, accidente doméstico o suspensos de los niños. El jueves pasado este blogmaster no acababa de salir de una rebotación cuando ya estaba siendo entronizado en otra más gorda… Tantos dijustos recibí el jueves y tantos dijustazos se solaparon el viernes con los del día anterior que la frustración anidó en mi dulce corazón y, claro, hoy sábado el alambique ha destilado litros y litros de veneno verde y enteritos se los he volcado al tal <El temido (por su bravura)> que —para infortunio suyo— ha sido el primero que pasaba por aquí silbando y con las manos en los bolsillos. Que Dios me perdone. Y que la Historia me juzgue.

3 Últimamente el blogmaster está un poco llorica. Al regreso de un paseo terapéutico, hace un rato, la vida me ha dado la enésima lección. Dios querrá que no sea la última. Desembocaba yo en una plaza con cruz de piedra y fuente donde se refrescan gaviotas, palomas y golondrinas. Allí rendía honores, antes de morir, el tan feo como nombrado por mí Paseo de los Tilos. La casa del podólogo, el bingo, la gasolinera, el restaurante tapadera de presuntas cosas malas, la iglesia, la perfumería, la hamburguesería nueva con el logotipo de Homer Simpson, los bancos (donde se sientan los que tienen el dinero que le quitan a los viejos), los maceteros, las pastelerías, los bancos (donde se sientan los viejos que no tienen dinero), los quioscos de flores, los taxis blancos… Todo ha sido un resplandor, un abismo de modernidad y de lujo para un padre (como mucho treinta años) y su hijo (doce o trece habrá cumplido) con todos los rasgos fisiognómicos propios del Perú: fuertes, ojos achinados, pelo negro brillante como el azabache, piel dorada y oscura, nariz ancha. Estoy seguro que hace unas horas tan solo que llegaron a España. Y padre e hijo, tras deshacer el equipaje, se han tirado a la calle a ver el mundo ultramoderno que les esperaba, la madre patria acogedora llena de luces de neón y coches… Como si aquello fuera la Place Vendôme y el Faubourg Saint Honoré. Los dos miraban hacia lo alto aspirando ilusionados la esperanza de una nueva vida. El viento fuerte de esta tarde nos movía el pelo a todos, aumentando mi parecido con David Ben-Gurion. Un segundo después de que el hijo convenciera al padre para cruzar la plaza hacia las tiendas, por el suelo rodaba una hoja del periódico de hoy en la que con grandes números se podía leer aún, a pesar de las manchas de grasa y las arrugas del papel, una cifra: 4.010.700 parados.

4 En Granada se le llama “candil de puerta ajena” a quien no sabe apreciar ni cuidar lo que tiene en su casa y alaba lo que hay en la de más allá, aunque sea de peor calidad.

Anuncios

2 comentarios to “Denscansen los culos (por el momento)”

  1. El temido (por su bravura) Says:

    No sé por qué se ofende o la paga conmigo D. Nuevavirtual; el título lo dice muy clarito:”De culos (y todo muy fino)”. No considero mi comentario “un catálogo pornográfico de mármoles y quincallas” (sic); por ese razonamiento, casi toda la escultura arcaica y clásica griega sería eso, un catálogo de ¿pornografía y quincalla? Es otro punto de vista (¿comprende el juego de palabras?). ¿Acabaremos todos pintando túnicas en el Juicio Final de la Capilla Sixtina?
    No dejemos que descansen los culos; siempre es mejor darse un golpe en él que dárselo en la cabeza (y puedo asegurar que no me quiero meter con los despistados que se dan cabezazos contra los escaparates; contra las lunas de éstos, queda feo darse un culazo).
    Delenda est Britannia. Lector salutatus.

  2. José Andrés Says:

    Siento que el blogmaster esté con un poco de rebote, pero tampoco hay que estar “eternamente enojado”, como dice esa pía canción de toda la vida. Yo sé que lo de ser “comparsa” no gusta a nadie, pero tienes luego tus incondicionales de tu blog que te animan. “El temido” arremete para darle vidilla al tema. Yo estoy a la espera si te metes con los curas o instituciones eclesiásticas -aunque a veces se lo merecen- para blandir mi espada triunfadora. Muy buena la observación del padre e hijo peruanos. Muy buena la definición de “bancos”. Haces muy bien en enfadarte de vez en cuando, si señor. No vamos a aguantar todo lo que quieran hacer los demas, “leñe”.Orator dixit.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: