Espero que no sea por mucho tiempo…

Ordenador roto. Y eso supone mucho. Espero poder seguir en contacto con mis rayos incidentes (y los reflejados también). Se me rompió la lavadora y la arreglaron. Esto –no sé porqué– es mucho más dificil de recomponer… Estoy en un “ciber”. Rodeado de delincuentes, traficantes de armas, de drogas y de mocos. Sí, el tío de al lado se saca mocos; por no mirarlo directamente desconozco donde los pega. He pagado un euro por una hora y llevo algo menos de 3/4. Qué malo es perder lo propio. El teclado tiene muchas teclas borradas, hace un ruido espantoso y la cara me da contra un ventanal. La dueña/encargada es argentina o asimilada y trata a la gente a patadas (especialmente a los abundantes negr@s y rus@s que por aquí pululan). Hay voces, esta gente tiene montado aquí un cortijo, como un G20 pero en kutre.  Arrastran las sillas. Giro la cabeza y miro, el de los mocos está sonriendo, sin duda habla/chatea con la novia o similar. Estoy en el puesto 16, en el 19 una pareja de ruso y rusa hablan con algún familiar y tienen la webcam puesta. Desde lejos resulta grotesco ese conjunto de gestos hechos como ante un espejo. La vida ha cambiado tanto que asusta. Recuerdo que de chico la gente en el pueblo ponía conferencias, en aquel cuartito de la Teléfonica, las telefonistas (nunca fueron hombres) enchufaban y desenchufaban decenas de clavijas misteriosas que me hipnotizaban. Debajo del mostrador, guardaban las cartas de los novios que comentaban con mi madre o “tata” según el caso. “Tiene dos horas de demora” (o una o diez, de todo había) y entonces los niños aprendimos el significado de esa palabra.

Se ha ido el de los mocos, vaya con dios. Mejora la situación: a mi izquierda una muchacha alta y guapa, con su hermana pequeña, teclean con la espalda recta y los dedos veloces. Me quedan18 minutos y algunos segundos. Estoy en el Paseo de los Tilos, en un locutorio. Está pintado con los dos colores fríos e hirientes de la Telefónica -azul y verde- y el trasiego de inmigrantes aumenta a medida que pasa el rato.

No puedo corregir, la tecla de SUPRIMIR no funciona. Voy a guardar lo que he escrito antes de publicarlo. No sé que tipo de letra ni que tamaño estoy usando. Qué lástima.

12 minutos y no sé qué decir. ¿Y si me callara?

Hasta pronto. Comienza la cuenta atrás.

Hoy más que nunca: ·Lectori Salutem· oh yeah!

Anuncios

Una respuesta to “Espero que no sea por mucho tiempo…”

  1. el temido (por su bravura) Says:

    Pues yo no pienso comentar nada. ¿P’a que lo lea el de los mocos? Por cierto, supongo que usarás guantes; nunca se sabe qué ordenador manejó antes el de los mocos. No vaya a ser que envíes un virus y la hemos liado.
    Delenda est Britannia. Lector salutatus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: