ABSIT OMEN = Dioses, apartad el augurio

 

 

 

 

 

 

      —Y, entonces, ¿cómo lo haremos?

     —Pues nada, muy fácil. El día de las elecciones presidenciales el anticandidato va a pasar la mañana en un pueblecito perdido de Míchigan viendo una exposición de aviones antiguos a los que es muy aficionado, tras lo cual se recluirá con su equipo de asesores para seguir los resultados de las primeras encuestas. Tiene previsto volver a Washington D. F. por la noche. Nosotros debemos impedir que llegue al Capitolio… vivo.

     —El pueblo es Dearborn, junto a Detroit, allí nació Henry Ford. Por cierto ¿qué chiste es ese de llamarle anticandidato al negro jaguayano?

     —La gramática no es lo tuyo, amigo. Candidato viene del latín candidatus que significa vestido con toga blanca como símbolo de la verdad, costumbre de las campañas electorales romanas. La belleza pura del blanco es lo más opuesto al repugnante color negro ¿no? Pues ya está aclarado.

     —Creo que se está haciendo tarde; deberíamos dejar a un lado las ironías infantiles de marisabidillas y concretar el trabajito ya que el encargo está avalado por una transferencia bancaria a la cuenta corriente de Ginebra, que acabo de comprobar naturalmente. Así que ahora la pelota está en nuestro tejado. A ver cómo lo mandamos al infierno: ¿Por la vía del viejo, noble y legendario oeste o haciendo algo más… sofisticado, al estilo Putin? ¿Irá solo al Averno o acompañado de la puta deslenguada de su mujer? Yo he bombardeado la jungla con napalm y mientras se achicharraban los jodidos vietnamitas no escuchaba en la carlinga la Cabalgata de las Valquirias de Wagner, como creían esos gilipollas de Hollywood. Tampoco quiero malos rollos al estilo Kennedy. Hay que blanquear al negro, sí. Pero hagámoslo con creatividad y ¡por favor! sin que después nos duela excesivamente la cabeza. Señores, que estamos en el siglo veintiuno…

***

UPI / AP / EFE / AFP / REUTERS / ANSA / XINHUA / DPA / BBC / TASS.— URGENTE.

[…] El candidato y su esposa han fallecido a consecuencia de la explosión de una bomba de la Segunda Guerra Mundial que sorprendentemente permanecía olvidada en las bodegas del avión que visitaban en la Feria Aérea de Michigan. Cuando, bromeando, el candidato pulsó el botón rojo diciendo “Bang, bang, nazis a la…” se produjo la deflagración. Los restos mortales del político viajan en estos momentos en el avión presidencial, el Air Force One, hacia la capital federal. Se han decretado […]

 

·Lectori Salutem· (siempre)

Anuncios

Una respuesta to “ABSIT OMEN = Dioses, apartad el augurio”

  1. Miranda Boronat Says:

    Queridíssimo Señor:

    Definitivamente, lo suyo es el estilo, la elegancia, la delicadeza… incluso para desearle la muerte a alguien.

    Con qué mala leche -delicada mala leche, elegante mala leche, estilizada mala leche- se ha cargado usted al señor de la toga blanca…

    Le presento, Señor, mis saludos más distinguidos
    Mirandilla Boronat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: