¡La máxima fue treinta y siete!

Cuando en verano el viento toma un caminito intermedio entre la dirección Norte y la dirección Oeste sobre Málaga sopla el terral. El aire es seco y ardiente como en el desierto. Dice la gente, ingenuamente, que dura tres días y que el agua del mar se pone fría como el hielo. A veces se distingue el origen u ocupación de las personas al decir el mar o la mar. En Andalucía el calor y la calor son diferentes; en masculino se quiere indicar una normalidad propia de la estación. En femenino aludimos a algo espectacular. Y por encima de todo eso, en una dimensión infernal está… el calorazo, es decir: Granada, Córdoba y Jaén. [Lamentablemente nadie me ha llamado la atención sobre otras clases de calor andaluz; la última recordada es calorín, que no es diminutivo precisamente aunque lo parezca].

 

 

 

Anuncios

2 comentarios to “¡La máxima fue treinta y siete!”

  1. Carlos Says:

    Por aqui tambien se noto el calorazo aunque un poco menos.

    Ya vendran dias de fresca brisa.

    Un saludo axarquico.

  2. RICARDO Says:

    Es a saber el sentido y lo poco que conocemos de las cosas mas simples ,la voz populi siempre atenta y especula en su ignorancia de algo tan basico y natural ,que bueno ,yo ya habia escuchado eso pero ya tengo el porque y como graciasa ti ,un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: