INGRID BETANCOURT

 

    No lo puedo remediar, Monsieur Sarkozy me cae muy bien. Para no violar la autoimpuesta regla de oro de que no puedo hablar de Política callaré las razones de ese aprecio que le tengo; solo añadiré que, además, siento una gran simpatía por el pueblo judío y creo que este señor tiene ascendencia sefardí. Una de las pocas cosas que odio es el nazismo, y los neonazis se disfrazan con pieles de Elena B*** y se fotografían en la revista V***. Qué paradoja.

    Se me llenaron los ojos de lágrimas de gratitud cuando hace meses el Presidente de Francia —hombre valiente, culto, vital, digno y experto— quiso liberar a Ingrid Betancourt. El avión Falcon50 medicalizado esperaba en el aeropuerto de Cayena —es hablar del Caribe y soñar con olores, luces y sonidos— para rescatarla de aquel infierno verde, de sus seis años de secuestro. Fallaron las cosas, dicen que por culpa del Gorila venezolano (represor de estudiantes y desfavorecidos, con mucha muerte a sus espaldas) y yo creí que esta mujer moría… bien a causa de la hepatitis que padecía bien de un patriótico disparo de la guerrilla que se nutre de los nobilísimos fondos del narcotráfico.

    A estas horas de la noche, cuando Colombia hace la digestión del almuerzo, leo en la prensa digital que ha sido liberada ella y otros rehenes más. Después, oigo por la radio la rueda de prensa de Sarkozy. Qué noticia más buena. La vida comienza para ellos hoy. Beso las manos generosas de quien con una decisión, con un gesto, ha permitido que se les libere. Aunque haya mediado dinero, bendito dinero. ¿Habrá que recordar el axioma vespasiano? ¿Sí? Pues vamos allá: “Pecunia Non Olet” (el dinero no huele). Bienvenida Ingrid, mujer de nuevo. Disfruta de tu segunda vida.

    Como titula Le Figaro hoy, C’est Noël en Juillet. Por cierto, Ingrid Betancourt ha dicho una frase que me ha llegado muy adentro: “Merci douce France”. Lector, lectora ¿sabías que los artistas franceses han sido el sector social más movilizado para lograr la liberación? Ay, qué envidia. Y punto. Cuánto me dejo en el tintero virtual. Chose promise, chose due dice el proverbio.

 

·LECTORI SALUTEM· hoy cambia a…

Saluts, lectrices et lecteurs!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: